CUANDO LLEVAR A UN NIÑO A TERAPIA: EL SONIDO DE LAS CAMPANAS

SONY DSC

Foto: Andrea Pérez Boix

CUANDO LLEVAR A UN NIÑO A TERAPIA: EL SONIDO DE LAS CAMPANAS

Igual que los sonidos de las campanas marcan las horas o ciertos acontecimientos, hay señales que nos indican que alguna cosa pasa con nuestro hijo y que es hora de hacer algo, de poner remedio, de buscar ayuda.

Un problema que lleva ocurriendo desde hace tiempo, que se repite y que piensas que el tiempo curará, es precisamente el tipo de problema que necesita solución urgente porque se agravará con el paso del tiempo. Su reiteración es una señal de alarma que nos muestra la presencia de una dificultad a la que debemos atender con urgencia.

Aquellas situaciones repetitivas, que ya has tratado de solucionar sin resultado o que simplemente no sabes cómo arreglar, son las candidatas ideales para buscar ayuda.
Es importante saber que cuanto más tiempo pasa más crónico se vuelve un problema y más cuesta de ser tratado.

TERAPIA: POR QUÉ Y PARA QUÉ

La ayuda de alguien externo que puede ver el problema con más perspectiva y distancia, ya que los que se hallan inmersos en él no disponen en ocasiones de la tranquilidad ni de la visión de conjunto que requiere la situación. El Profesional, Pedagogo o Psicólogo, ayuda a conocer y reconocer lo que está pasando. Orienta, aconseja y apoya para encontrar las soluciones.

Con el niño crea un tipo de relación diferente a la que está habituado, una relación que permite la confianza necesaria para la colaboración. Le ayuda a conocerse, a comprender lo que está haciendo y sintiendo. Luego empiezan a hacer cosas diferentes, creativas y más ajustadas, que le ayudan a responder mejor a su entorno, a relacionarse de manera más saludable con él.

A los padres les ayuda a ser más conscientes de su contribución a la situación. También de cómo pueden cooperar para solucionar el problema. Les apoya para que puedan ser más creativos y superen las dificultades.

Así, padres, niño y psicoterapeuta forman un equipo que trabaja en la misma dirección: la de crear unas condiciones favorables para relacionarse mejor en el entorno familiar.

Deja un comentario