APOYO EN LOS ESTUDIOS-AYUDANDO A ESTUDIAR (SEGUNDA PARTE)

 

EL PAPEL DE LA FAMILIA EN LOS ESTUDIOS

 

 

 

Segunda parte

 

Tras haber tratado en una primera parte de cómo podemos ayudar a nuestros hijos en su aprendizaje desde el punto de vista organizativo e instrumental, vamos a reflexionar acerca del importante papel que desempeñamos en el aspecto emocional, ya que éste está relacionado con la motivación y el éxito académico.

 

Puesto que este plano emocional es bastante amplio ya que abarca aspectos tanto individuales de los padres, así como de los existentes en las relaciones familiares, hablaremos en este artículo de alguno de ellos y que considero más relevantes.

Comenzaremos por nuestras expectativas.

 

 

Una expectativa es aquello que consideramos que es más probable que suceda.

 Es una suposición centrada en el futuro, que puede ser o no realista.

TODOS TENEMOS EXPECTATIVAS SOBRE NUESTROS HIJOS.

 

Es importante analizar las expectativas que tenemos respecto a los resultados académicos de nuestros hijos.

 

Estas expectativas son las responsables de muchas reacciones sin darnos cuenta.

Os pediría que en este momento os hicierais unas preguntas:

¿QUÉ ESPERAMOS QUE NUESTROS HIJOS CONSIGAN?

¿CREO QUE SON REALISTAS?

Es necesario que se ajusten lo máximo posible a la realidad ya que en muchas ocasiones los padres tenemos unas expectativas que no se fundamentan en las verdaderas capacidades, intereses,  necesidades… de nuestros hijos.

OS PROPONGO UN EJERCICIO DE REFLEXIÓN

si alguna vez habéis pensado así o alguien cercano

A veces…

  • Damos por hecho que nuestros hijos son buenos en algo porque a nosotros se nos da bien, o a sus hermanos.

  • En ocasiones ocurre que queremos empujarlos hacia actividades, metas, profesiones (o sueños )que son nuestros y no de ellos, que no hemos podido conseguir nosotros.

Este hecho ocurre a menudo en la elección de las extraescolares cuando son más pequeños:

  • Yo quise aprender a tocar el piano, y como no pude, apunto a mi hijo. O bien yo hice danza y como fue una gran experiencia para mí, pienso que también lo será para mi hija. Es lo que nosotros queremos, pero quizás ellos no.

  • Quizás necesiten vivir una situación diferente a la nuestra.

  • O es posible que sintamos preferencia por un campo profesional, pensando tal vez que es el que mejor va con ellos y los guiamos hacia ese oficio. Pensamos que ese desempeño profesional les dará una buena posición, prestigio, dinero, la felicidad.

Nuestras expectativas son en muchos casos EMOCIONES OCULTAS que nos llevan a actuar de una determinada manera.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

  • Debemos en la medida de lo posible conocer los por qués, las finalidades que se esconden tras nuestros pensamientos.

  • Estar alertas, ser conscientes de estas situaciones y pensar que amamos a nuestros hijos, pero son personas distintas a nosotros.

Nos alegraremos con SUS triunfos y nos van a entristecer sus fracasos, pero son personas que tienen que aprender a vivir, a elegir, a ser responsables de sus decisiones.

He visto en mi trayectoria profesional muchos casos donde sucedía. Recuerdo una madre de universitaria que le tomaba las lecciones.

La madre sentía el estudio de su hija como una experiencia vital propia. La hija tenía que aprobar para que la madre sintiera el éxito en su vida.

Pensad por un momento cómo se podía sentir su hija.

Otro aspecto fundamental es nuestro lugar en su aprendizaje:

Dónde estamos situados.

Para empezar me gustaría parar un momento a reflexionar sobre el significado de estas palabras:

“apoyo en los estudios- ayudando a estudiar”

Apoyar -favorecer,

Ayudar -colaborar.

Estas palabras se encontrarían en el término medio entre ignorar, no ofrecer ningún apoyo (desamparar, desasistir)y hacer por ellos, resolverles los problemas (sobreprotección).

Imaginad una escala donde el 0 es desamparo y el 10 la sobreprotección. El 5 sería el punto intermedio, el equilibrio.

¿DÓNDE ESTOY?

  • Si tengo dos hijos, ¿mi postura es la misma (encuentro ese equilibrio con los dos? Puedo estar sobreprotegiendo a uno y no atendiendo al otro?

  • ¿Cómo me hace sentir el estar en esa posición?

  • Si mi manera de gestionar el tema de los estudios de mi hijo/a me hace sentir mal, ¿cómo puede estar influyendo en la relación que tengo con él?

En muchas ocasiones este tema es origen de tensiones, distanciamientos, estrés,…en el ámbito familiar.

 

EL SER CAPACES DE ENCONTRAR ESE NIVEL INTERMEDIO NOS PUEDE AYUDAR A MEJORAR LA RELACIÓN/COMUNICACIÓN CON NUESTROS HIJOS, REBAJAR NUESTRO NIVEL DE ESTRES Y POTENCIAR LA AUTONOMÍA Y EL DESARROLLO MADURATIVO DE NUESTROS HIJOS.

        A veces se pone el acento en el fin y no en el proceso. Lo         importante es que entregue el trabajo, pero tal vez necesite         aprender de un error.

NUESTROS HIJOS NOS NECESITAN PERO NO TODO EL TIEMPO NI PARA TODO.

Por otro lado, hay veces que existen factores que entorpecen el buen desarrollo del aprendizaje.

A veces es necesario indagar si hay algún obstáculo como puede ser el desconocimiento de las técnicas de estudio, como por ejemplo no saber hacer esquemas, o técnicas de memorización o bien un problema de ajuste emocional, algo que le preocupa y no es capaz de poder concentrarse.

Ante problemas a la hora de estudiar, es muy importante que los padres estemos alerta, y observemos para averiguar cuál puede ser la causa y poder ofrecer las soluciones necesarias en cada situación.

Por ejemplo, un chico que no va bien en los estudios y lo apuntan a una academia. Será una buena solución si necesita un refuerzo curricular pero no si el origen es otro. Puede ser que tenga un problema con un compañero en el instituto, o que sus padres se vayan a separar, o que tenga un problema con su físico, etc. En esos casos, sería necesaria la ayuda de un especialista.

Me gustaría finalizar recordando la importancia de nuestro papel como padres en el desarrollo académico de nuestros hijos y de ser conscientes de nuestra labor en la construcción de su aprendizaje, ya que éste abarca  tanto aspectos físicos y materiales como emocionales.

 

Deja un comentario